Retos del Mercado Laboral: Una Década Después

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al cuarto trimestre del 2016, los años promedio de escolaridad de la población económicamente activa son de 9.8.

Para los varones el promedio es 9.5 y para las mujeres 10.2. Comparado con datos del 2006, en los últimos 10 años se ha incrementado 1 año el promedio de escolaridad.

El nivel medio de educación es la preparatoria incompleta, que se compara con una escolaridad de 12-13 años en las economías avanzadas.

Otra gran tarea pendiente es la calidad de la educación. En las pruebas de Matemáticas, México ocupa el lugar 56 de una muestra de 73 países. En lectura ocupa la posición 55.

Recientemente el gobierno federal presentó su nuevo modelo educativo, con énfasis en la actualización de contenidos y en los métodos de enseñanza (aprender a aprender). Se otorga también cierta independencia a cada plantel para adecuar el plan de estudios a las características de su contexto.

El tema de las capacidades de los profesores permanece como un gran tema si se quiere realmente avanzar en las habilidades que se pretende adquieran los alumnos.

Queda por abordar la falta de oportunidades que surge para un segmento importante de la población que no tiene acceso a preparatoria y universidad por falta de cupo.

Para una economía que se mueve hacia actividades intensivas en conocimiento, y por consiguiente un mercado laboral que demanda en forma creciente personal especializado, el nivel educativo y en particular las habilidades adquiridas son variables críticas.

El rezago en esta área cobra la factura en salarios y en el tipo de inversiones que se efectúan. Si lo que hay es fuerza laboral con bajo nivel educativo no podemos esperar que se realicen inversiones con mayor uso de tecnología (y por consiguiente con mayor productividad y salarios) que demandan personal calificado.

El reto y el rezago de México es de tal magnitud que se requiere la participación activa de todos los sectores. El gobierno no tiene los recursos ni el personal para lograr un avance significativo en un plazo razonable.

El sector empresarial tiene mucho que aportar, con una visión amplia de las implicaciones sociales y económicas de la educación y capacitación para el trabajo.

Tal vez hay que salirse de la caja para echar a andar proyectos innovadores que permitan avanzar en la formación de capital humano, sin lo cual ni el crecimiento, ni la desigualdad, ni la inseguridad tienen posibilidades de mejoría.

Solicite una suscripción de cortesía a nuestros servicios aquí

Solicite una muestra gratis de nuestros reportes.

Nombre

Correo electrónico

Teléfono

Puesto

Empresa

Artículos de Interés
Retos del Mercado Laboral: Una Década Después
Fuerte Repunte Automotriz de EU
Mercados Nerviosos: ¿Es Trump el Pretexto?